miércoles, 7 de febrero de 2007

La lotería docente

Cuando parecía que ya no tenía material para el blog, porque mis chicos se portan demasiado bien o no pasa nada relevante, va el destino y me hace un corte de mangas. Cuando estaba a punto de salir por la puerta de la sala de profes para largarme a mi casa me tropiezo con el jefe de estudios. Me dice que me estaba buscando; que me tenía que decir una cosa. Resulta que a mi sustituyendo lo habían asignado instructor de un expediente (creo que se dice así) pero como ya no está aquí, he heredado el honor. Así que me tengo que hacer cargo de una expulsión del que debe ser el alumno al que todos los profes ahogarían en la bañera. El jefe me ha contado un poco cómo se hace este trámite pero aún no lo tengo muy claro. Según me vaya enterando, iré informando con algunos detalles. De momento la cosas está así:
  • El alumno (ya le pondré un nombre) está expulsado actualmente. Vuelve el 28 de febrero.
  • Tengo que citarlo y tomarle declaración (me dicen que esto es opcional pero yo no me lo pierdo).
  • Debo redactar un resumen de la declaración y el alumno debe firmarlo.
  • Debo redactar un documento (tiene un nombre especial pero no lo recuerdo) en el que se expongan los hechos (aprovecho para decir que no tengo ni idea de lo que habrá hecho el niñato) que deben firmar los padres del mismo.
  • Debo decidir un castigo para el susodicho (me recomiendan la máxima pena, que no es más que expulsarlo 15 días más, con lo que harían 30 que es el máximo, según me dicen) y espero no defraudar.
Bueno, para empezar ya está bien. Tengo que contactar con la profesora que llevó el expediente anterior para que me comente cosas y poder hacerlo bien. Lo dicho, iremos recopilando información.

8 comentarios:

bichillo dijo...

Pero bueno, a ver que yo me aclare. Tu eras profesor de secundaria no??

Pareciera por tu vocabulario que estas en un reformatorio (como mínimo!!): pena maxima, declaración, ...

Que la fuerza te acompañe compañero!! El colectivo te apoya!

Interino Garin dijo...

Pues eso pensé yo. Y eso que no conocía a ningún alumno conflictivo. Por lo visto éste es un ficha de cuidado.

Con esas palabras que usado yo me lo describió el jefe de estudios. La verdad es que me quedé bastante sorprendido. En fin, es lo que hay.

amelche dijo...

Espero que no me toque a mí... ¡toco madera! Creo que también tienes que tomar declaración a los testigos (en caso de haberlos) y recopilar todo lo que digan los partes de expulsión. Al menos, eso oí a unos compañeros que estaban haciendo un expediente de esos. Además, tiene que ser un profesor que no le dé clase (para que no puedan decir que le tienes manía al niño o niña en cuestión).

Interino Garin dijo...

De verdad que deseo que no os toque nunca porque todo el mundo me dice que es un marronazo. La verdad es que le voy a coger manía al niño como acabe hundido bajo el papeleo (pero lo mantendré en secreto).

Lo llevo con filosofía.

Gracias por los ánimos, Bichillo, que no había dicho nada.

Neil dijo...

La verdad es que secundaria es otro mundo, allí trabajé un año y vaya movidas, encima como era la orientadora me confundían con una varita mágica capaz de reformar al más pintado.
Mucho ánimo, yo ahora trabajo en un colegio que aunque no es tan divertido, si es más tranquilo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

qué puede nosotros hacer para ayudarse, todos no tenemos que convenir toda la hora pero sería agradable .

Interino Garin dijo...

¡Hola Neil! Gracias por comentar. Me alegro que estés tranquila en tu cole. Yo el año pasado tuve algunos alumnos «molestosos» y, aunque sea aburrido, prefiero la tranquilidad.

Anónimo, no entiendo nada.

MissErfolg dijo...

Jope, todo esto que cuentas me recuerda a las competencias del juez de instrucción tal y como estudié en procesal penal ¡¡qué miedo!!