miércoles, 21 de febrero de 2007

Adelante con el expediente

La reunión no fue una pérdida de tiempo total pero casi. Sólo una parte de la misma, la primera, me interesaba. Me aguanté hasta el final y ya está. Grimmel además de una persona horrible me parece imbécil. Trataba de poner la fecha del examen de pendientes como quien juega al hundir la flota. Entre las fechas que dijo al azar estaban un sábado y el jueves santo. ¡Agh! Y ese rimmel...

El expediente avanza poco a poco. Hoy he impreso un documento que debe firmar uno de los padres (o tutor legal) del crío. El nombre técnico es pliego de cargos me parece. El niño es tela de conflictivo. Su padre está desaparecido en combate, no sé si ha muerto o no. Su madre lo repudió y ahora vive con su abuela. Creo que ya dije que volvía el 28 de febrero de su anterior expulsión. Tendré que tener una entrevista con él. Mañana he citado a la abuela para que me firme el papel y le comentaré un poco lo que va a pasar. También, me indican, que esta reunión tiene como objetivo asustar un poco a la pobre mujer para que esté un poco más encima del chaval. Por si fuera poco mañana es mi día-L. ¡Agh (de nuevo)!

3 comentarios:

Aldora dijo...

Menudo historial! Y pobre abuela! Y Grimmel esta pidiendo a gritos que alguien le haga tragarse su cigarro envuelto en su propio rimmel, jaja!

Un saludo, Aldora.

amelche dijo...

¿Un sábado? ¿Un jueves santo? ¿Esa mujer de dónde ha salido? ¿No será la señorita Rottermayer (como se escriba)?

En cuanto a lo del expediente... No me extraña que esté así el crío, con tanto lío familiar. Pero menudo marrón que tienes, a ver lo que te cuenta la abuela. Si es comprensiva y tal, fenomenal. Pero, como encima te venga combativa, diciendo que todo es culpa de los profesores y que su nieto es un santo varón... O, también, otra opción que se te eche a llorar contándote sus penas y te diga que no sabe qué hacer con su nieto. En cualquier caso, vaya trago. Suerte.

Interino Garin dijo...

Sí, es tremendo el caso del chico. Creo que todavía no soy consciente de la magnitud del marrón que me ha caído. Voy a redactar un post para contar cómo fue el asunto.

Grimmel se cortó el pelo el otro día, el martes, me parece. Ayer apareció con un peinado raro raro. Había intentado hacerse ella el peinado anterior pero le salió un truño y parecía que estaba lleno de trasquilones. Jajaja. Entre eso y el rimmel era un espectáculo.