lunes, 13 de noviembre de 2006

Relojes y relax

El primer día en el nuevo insti ha sido muy bueno. Como entraba algo más tarde he ido con bastante tiempo y he podido conseguir la llave de las aulas y departamento antes de dar clase. Estoy sustituyendo a un sustituto que ha emigrado a otra comunidad autónoma. Como el viernes ya estuve explorando un poco por ahí, ya me conozco el insti y consigo no perderme.

He dado dos clases y se han portado muy bien; suelen hacerlo el primer día. Algo que me llama la atención de este instituto es que está lleno de relojes, todos ellos idénticos. En cada clase hay uno; en cada departamento hay uno, en la sala de profes otro. Quizá en el baño, si me fijo, encuentro otro. Cada vez que el segundero da una vuelta el minutero se mueve su 1/60 de vuelta con un chasquido ¡clack!. Cada sesenta segundos: ¡clack! ¿Cómo será hacer un examen en esas condiciones?

También usan tamagotchi pero eso ya no es problema alguno. Me he dado cuenta de que lo usan porque se lo he visto a una profe que iba por el pasillo, nadie me había dicho nada. Pero bueno, ya está arreglado. Mi horario no es excesivamente malo pero no es ni de coña bueno. El viernes tengo 5 horitas de clase, siendo una de ellas a última hora. El mejor momento para dar matemáticas.

El departamento está bastante bien, mejor que en el último sitio. El ordenador parece relativamente nuevo. En la sala de profes hay máquina de café y de agua, de esa con grifo y garrafa de nosecuántos litros. Me ha llamado la atención que al lado de la máquina de agua, de la que sale también agua casi hirviendo, había una caja de infusiones; en concreto valeriana. Ja ja ja. Hay que relajarse. En la máquina de café, en el display pone: tómese un momento de relax. Claro que sí.

5 comentarios:

amelche dijo...

Oye, ¿no estaremos en el mismo? En mi instituto también hay garrafa de esas, maquina de café (sin agua desde que empezó el curso, o sea, que sale un cartelito de: "no funciona" en el display) y tamagochi. Pero no hay tantos relojes, no te preocupes, que no estamos en el mismo, el mío está muy lejos de Valencia.

Y también tengo 5 horas los viernes (más una guardia) y te aseguro que tampoco es la mejor hora para dar inglés un viernes a última. Sobre todo, si te toca un 1ºESO. Casi muero en el intento el último viernes...

Interino Garin dijo...

Sería curioso que estuviéramos en el mismo... ;-D

Ay!, el 1º de ESO; tremendo viernes que te ha tocado. Y yo aquí, quejándome. :-S
Bueno, lo llevaremos con resignación.

Yo creo que estoy tan tranqui (con el relax en el cuerpo) porque no soy tutor.

Bueno, voy al sobre. Hasta pronto.

amelche dijo...

Yo tampoco soy tutora, ¡menos mal! Por fin te has librado,¿no? Siempre te toca.

Duende dijo...

Jaja, me gusta vuestros comentarios hablando por aquí, que majos sois!!.
Yo quiero un sustituto yaaaaaaa!!! mis profesores nunca se dan de baja grrr, maldita sea xD!.
Lo de los tamagochi (o como se escribe) me parece demasiada modernidad, una pijería vamos.. xD, aquí no hay nada de eso, aquí por las listas de papel tradicionales a pasar lista, como en la antigua usansa xD.
A mi ver tantos relojes me pondría nerviosa, yo no podría en clase y con un reloj y encima de los de aguja, uff es que no soporto los relojes de aguja me ponen nerviosa. Yo directamente es que no podría hacer un examen con tal reloj en lo alto.
Me encanta las garrafas-fuentes (por llamarlo de alguna manera para que me entiendas), me trae buenos recuerdos de cuando hacía las prácticas ^^, teniamos cada uno nuestro propio vaso de papel eso si :P. Creo que un día haré una entrada de eso xDD. Nada en diciembre cuando haga el año..
Por cierto que casualidad lo de que también tengas tres puntos debajo de la cejaa ^^, es que eso de los chinos en un patio donde hay niños pequeños como que no lo veo yo bien...

Ups y volví a extenderme demsiado, creo que esto va a empezar a hacer común en mis entradas xD.

Besillos :**.

Interino Garin dijo...

Tenía la teoría de que sólo los tutores se ponen enfermos...

Esta vez se ha ido al traste. Menos mal. Sin duda, prefiero dar clase antes que tener que hacer malabares en la tutoría.