sábado, 23 de junio de 2007

Porca miseria!

De las 7 copisterías que he visitado cinco estaban cerradas, una estaba de obras y la que estaba abierta era la que siempre considero como última opción porque los dueños son muy antipáticos. Pero, bueno, era preciso ir. Lástima que tenía un pequeño problema. Resulta que no estaba "el chico" (palabras textuales) y la mujer me dice que él es el que encendía la máquina. Pero si sólo es un ordenador conectado a una impresora. Archivo -> imprimir -> Aceptar. Nada, que hasta el lunes no se puede imprimir. Y eso que no le he dicho que lo quería en color.

Si algo puede salir mal, saldrá mal. Murphy dixit.

4 comentarios:

Arilena dijo...

Hola,

He leido cinco o seis entradas de este blog y me parecen estupendas. Lo que me lleva a preguntarme (es que una es aprendiza de escritora y claro) ¿de verdad te pasan esas cosas?
Por el modo en que lo cuentas parece demasiado real para ser real, me explico, está tan bien escrito, bien ficcionado que parece algo literario, no sé.

Pero me gusta así que me quedaré por estos lugares

amelche dijo...

Hijo mío, es que lo dejas todo para el último momento, yo la tengo encuadernada desde el lunes. :-) Aunque hoy he ido a fotocopiar cosas de los méritos que me faltaban. Ven a Elche, que aquí sí abren las copisterías los sábados. :-)

amelche dijo...

Arilena: Yo creo que es real como la vida misma, si fueras profesora de secundaria te pasaría todo eso y más. Tendrías para cinco blogs y diez novelas. Hazme caso, es lo mejor para inspirarte literariamente.

Interino Garin dijo...

Wow, estoy ruborizándome. Gracias, Arilena. Bueno, sí que me pasan estas cosas. Por supuesto hay días aburridísimos y otros en que pasan tantas cosas que no escribo todas. Algunas son anécdotas y otras ya tienen implicaciones más profundas.

Todo pasa un proceso de depuración para que quede más o menos coherente. Quizás es eso a lo que te refieres. Además me gusta escribir; tengo algún fragmento por ahí. Dices que es demasiado real para ser real; me encanta esa frase. Dar clase en el insti es, a veces, un trabajo humano demasiado humano (Amelche puede dar fe de ello).

Bueno, jejeje, para convencerte de que es real lo que me ocurre te pongo el enlace a un post de mis andanzas por otro insti el año pasado: Cizalla y cadáver exquisito. Creo que te gustará.

Ay Amelche: Si es que... siempre con prisas. Mi idea era tenerla para final de mayo (jajaja, qué ingenuo). El viernes debería haberla tenido lista si a los dioses les hubiera dado la gana. Por cierto, fotocopiar sí podía pero imprimir desde el USB, no. ¿Por qué vivo en el culo del mundo? El lunes haré lo que me falte y espero que mis últimos papeleos se resuelvan rápida e indoloramente. ;-P