martes, 12 de junio de 2007

Orden

Estaba en clase de Juegos de Lógica con el 4º y, como es una clase menos seria en la que nos dedicamos a jugar a juegos variados (ahora mismo estamos con uno inventado en 2001 que encontré en la Wikipedia: Freeze) si tienen examen les dejo simultanear el juego con los libros. Miran la libreta cuando no es su turno de tirar o si por algún motivo me pongo a jugar yo y son impares. No me importa porque no tienen que atenderme y si les hago preguntas o les propongo jugar lo dejan inmediatamente. Por otro lado, tampoco les dejo abiertamente. A veces les digo que lo guarden o si están demasiado tiempo sin jugar les reto y están obligados a aceptar.

Bueno, tras la introducción, decía que estaba en clase de Juegos de Lógica. Algunos tenían examen de Música y estaban estudiando los ejercicios de autoevaluación del final del tema. El tema iba sobre el Pop-Rock o algo así. Un alumno, me dice:
—Profesor, mira como me lo sé— y me da el libro y me señala un cuadro completado con lápiz. Se trataba de poner la decada adecuada para cada grupo. El chico se pone a recitarlo de memora y por orden.
—50, 60, 70, 60, 90, 2000, 80.
—Pero, ¿te lo aprendes en ese orden?
—Sí porque el profesor siempre pone los ejercicios copiados de los del final del tema.
—¿Y no es más fácil aprendérselo bien? Es decir, cada grupo con su fecha.
—¡Nah!
—Bueno, vosotros sabréis pero, ¿y si cambia el orden?
—Nunca lo cambia...
—Okis.

Horas más tarde me encuentro al profesor de música y le comento la jugada. Se empieza a reír y me dice que sí, que muchas veces pone esos ejercicios del final pero que también a veces lo cambia. Se vuelve a reír y dice que esta vez cree que sí las ha cambiado de orden.

2 comentarios:

amelche dijo...

Me he pasado la tarde corrigiendo exámenes y me ha llamado la atención que en el listening, el de un curso eran cinco preguntas verdadero, falso, verdadero, falso, verdadero y en el otro curso, justo al contrario. ¿Cómo son tan predecibles los listenings?

Interino Garin dijo...

Pero es que ni así aprueban... dan más penica, los pobres.