domingo, 7 de enero de 2007

La vuelta al cole.

Mañana se retoman las clases. Para mí, las vacaciones ahora se convierten en un estado de semi-letargo en el que debo estar atento por si me llaman. De un día para otro no sabré si estaré dando clase en el exilio o al lado de casa. Hummm... Me empieza a resultar familiar...

Tengo a 6 personas delante de mí, en la lista de espera. Yo le echo una semana de calentamiento de motores. A ver si se cumple la profecía (si me llaman antes, mejor, por supuesto, pero no cuento con ello). Y como siempre, si me mandan lejos, que sea mucho tiempo; y si es cerca, que sea mucho tiempo también. Espero que los reyes os hayan traído el mínimo de carbón exigible. Mis reyes se han portado bien (o quizás peor que yo y por eso no pueden negarme los regalos...jeje). Pues yo no me he portado todo lo bien que habría podido.

Actualización (a 13:27) 8/1/07: Estoy el 3. Esto se anima.

4 comentarios:

merche dijo...

Que tengas suerte con tu nueva sustitución. Que sea larga, si te toca lejos; y si te toca cerca, pues también.
Que sea hasta final de curso y que no te coman los indígenas.
Un saludo.

P.D.: espero seguir visitándote para saber cómo te va.

amelche dijo...

¡Bien, bien! La semana que viene estás trabajando ya, disfruta lo poco que te queda para volver a la selva de las aulas. :-)

(Hoy el tamagochi no funcionaba a primera hora, estaba todavía en el 22/12/06. Cuando ya iba, he tenido que sacarlo y volver a meterlo porque no se habían cargado los datos de hoy. Y luego ya, por fin, menos mal que iba y que me he acordado de cómo funciona.)

Interino Garin dijo...

Al menos la tuya es una selva de palmeras...

Pronto saldré del banquillo, sí. Yo creo que ya no me acuerdo ni de cómo coger el tamagotchi... jejejeje. Espero que te fuera bien el primer día post-vacacional.


Hola Merche. Gracias por comentar. He estado por tu página, que no conocía, y me parece muy interesante.

¡Saludos!

amelche dijo...

Pues me está costando volver a madrugar y a intentar "civilizar" a los salvajes, pero bueno, ahí estamos.