lunes, 3 de marzo de 2008

Perder el tiempo y hacer perder el tiempo

Aún tengo capacidad para sorprenderme.

En la primera de las dos guardias que tengo hoy paseo con mi compañero de batalla por un pasillo. Nadie ha faltado; todo está tranquilo pero tras un recoveco veo una mochila en el suelo y, tras ella un pie. Enganchado a ese pie hay un alumno sentado en el suelo. Hago una señal con la cabeza al compañero de guardia y nos dirigimos a ver qué hace ése ahí. Al llamarle la atención responde que está esperando que toque el timbre de cambio de clase para que le dejen entrar; lo curioso es que el timbre ha tocado hace cinco minutos. ¿No hay nadie por los pasillos y no sospecha nada? Pues eso es sospechoso. Se hace el sorprendido y se va a clase.

Por la tarde tengo examen con el grupo de la maquilladora y el lisensiado. Ella sigue expulsada hasta mañana. No ha venido al examen. No era muy difícil pero el 90% de la clase lo acaba (lo de acabar es un decir) en diez minutos. Se dedican a molestar y yo a bajarles puntos de la nota. Ahora los corregiré pero la media será negativa. Y les da igual. Sólo un alumno se salva.

5 comentarios:

Duende dijo...

Hola garín ^^, soy Laura, entrecomillas, no se si te acordarás de mi...? hace mil que no actualizaba mi pobre blog, pero lo que es el tuyo mas o menos si que lo mantenía al día lo que pasa que desde la sombra :P.
Que putada lo del chaval jaja, pero, a lo mejor si es a primera hora el chaval llegaba tarde al ver que llegaba tarde unos cuantos minutos ya pasó de entrar y estaría esperando en los servicios a la siguiente clase... hombre no se como sería el chaval pero todo puede ser en esta vida.. Pero bueno tu mejor sigue el plan ese de piensa mal y acertarás..

Saludos.

Interino Garin dijo...

¡Hola Laura (Laura-escrito-raro, jejeje)! Me alegro de que sigas por ahí, en la blogosfera. Sí, a veces me paso por tu blog y como no veía actualizaciones pensé que te habías tomado un descanso.

Era a segunda hora (9:05-10:00). Quizá llegó tarde (pero no más de 5 minutos), y seguro que le dejaban pasar aunque igual es reincidente y quería "quitarse de enmedio" por si le echaban alguna bronca. No conozco al chico; no sé cómo será su comportamiento.

Bueno, me repito. Me alegro de leerte. ¡Saludos!

amelche dijo...

¡Cómo está el patio...!

Arilena dijo...

No tiene mucho que ver pero me ha recordado un microcuento de una de los blogs que leo a menudo.
Se títula:
Perder el tiempo
Pensó que con el tiempo que malgastaba podrían vivir plenamente familias enteras. Luego se arrojó despacio al vacío.

Interino Garin dijo...

Me gusta ese microcuento. Deberían aplicárselo algunos de mis alumnos. Jejejeje.

Está la cosa muy malita. Qué necesidad de vacaciones.