martes, 8 de enero de 2008

Elemento extraíble

He dormido bastante mal y acuso el cansancio. Tras el recreo tengo la hora de atención a padres. No viene nadie y, prácticamente, me tumbo en los sillones de profesor™ que (casi) toda sala de profes debe tener para ser tal. Casi me duermo. Las dos horas de clase posteriores me despertarían sin lugar a dudas. ¡Qué pesados todos los alumnos preguntándome por lo que me habían traído los reyes! ¡Carbón!

Mientras «disfrutaba» de mi curso "elemental" ha llamado el director a la puerta y ha pedido al "elemento" que le acompañe. Debido a los dos partes que le pusimos una profe de mi departamento y yo van a expedientarlo. Se hace el silencio en clase y yo hago como si nada hubiera pasado, maldiciendo el momento en que vuelva a entrar por la puerta porque me hubiera jugado lo que fuera a que entraría pavoneándose de su salida de clase. Aprieto un poco, multiplicamos unos polinomios y llega el elemento. Lo miro, en silencio y seriamente y se sienta normalmente en silencio. Comenta lo del expediente y abre la libreta y se pone a dibujar letras de grafitti. Pasamos a la división de polinomios y la clase parece continuar más o menos normalmente.

Por lo menos este año no me tocará ocuparme del expediente ya que le doy clase al chaval. A ver a quién le toca la lotería. Como nota curiosa, el "elemento" y el expedientado del año pasado se llaman igual. Qué tendrá ese nombre que predispone a que les amonesten y expedienten. Si tengo un hijo, no lo llamaré así por si acaso.

8 comentarios:

amelche dijo...

Ni tiempo de leerte he tenido hoy, que me voy ya a dormir. :-) ¿Te acuerdas que te dije que en mi instituto no había sillones de esos en la sala de profesores? El otro día me fije y están en la biblioteca, ¡ja,ja! Se ve que los "reciclarían" mandándolos allí.

amelche dijo...

"Fijé", con acento, que estoy ya medio durmiendo y no sé qué escribo...

Interino Garin dijo...

Ja, ja, ja. Sabía que tenía que haber. Estoy empezando a pensar que son obligatorios, que deben estar por ley.

Tío Rubo dijo...

Supongo que el mayor problema de ser profesor son los alumnos con ansias de protagonismo. Yo cuando estaba terminando la ESO o ya en bachillerato sería un vago de mierda, pero al menos intentaba no molestar a los profesores, que eran los únicos que se curraban algo en clase...

De todas formas sigo estando de acuerdo con lo que me dijo una vez un profesor de tecnología: "La gente dice que la mejor vida es la de estudiante. Pues no, la mejor vida es la de profesor: Tienes el horario de un estudiante, cobras, y no te tienes que preocupar por las notas periódicamente"

Nada que Contarte dijo...

Hoy en dia, a los estudiantes no les preocupan las notas. Y casi todos al acabar la semana tienen su paga... Hace unos años era sin duda, una de las mejores profesiones. Sin embargo tal y como se estan poniendo las cosas, no sé que pensar.

Por cierto garin, que es eso de que un professor tenga que abrir expediente? No lo he entendido demasiado bien, o es que aquí funcionamos de otra manera, o que todavía no me tocó esa loteria...

Interino Garin dijo...

Hola Nada que contarte. Seguramente funcionemos de manera distinta. Yo me enteré de todo esto el año pasado cuando me tocó a mí encargarme del expediente de un alumno muy conflictivo. Lo conté en esta entrada y en las sucesivas, febrero 07 y principio de marzo.

Todo esto del expediente es una formalidad para expulsar a un alumno una cierta cantidad de días fuera del insti. Ahora bien, hay que ajustarse a unas normas y tiene todo un protocolo.

amelche dijo...

A mí me ha tocado también el "sorteo" de este año (el gordo no me tocará, pero los expedientes parece que sí) y ya veremos cuándo me llaman para lo del expediente. Lo único bueno es que estoy la última de la lista que se sorteó y, si no hay muchos expedientes de expulsión este año, igual no me toca en todo el curso... ¡Toco madera!

Interino Garin dijo...

¡Vaya! Pues ojalá que no te toque encargarte de ninguno. Son lo peor. Tocaré madera también por ti. ;-)