viernes, 27 de abril de 2007

Claustro

El claustro tenía toda la pinta de ser un auténtico coñazo. Me senté por el final del salón de actos junto a otros profes jóvenes con los que me junto. Uno de ellos tenía en la paleta del asiento la hojita con los puntos del orden del día. Escuchando a veces, él rellenaba los circulitos de las letras a, b, d, e, g, ... cuando rellenara todos se acabaría el claustro; eso decía la profecía.

Pero sobresaliendo sobre el aburrimiento de las novedades del próximo curso apareció el tema de los recientes y cada vez más cuantiosos actos vandálicos. Ya es rara la semana que se ralla ningún coche. En general son siempre los mismos (tanto los coches como los alumnos que se dedican a estos menesteres). Pero el ambiente ha llegado a ser tan insoportable que se propuso instalar un sistema de videovigilancia por todo el centro. En el exterior, en los patios y en los pasillos. La polémica está asegurada. Se votó y casi por unanimidad se aceptó que se instalaran las cámaras. El rollo de las videocámaras viene con un pack de PDA's para modernizar el centro. El tamagotchi está obsoleto.

Después de los dos días mortales llegó un viernes nublado que tenía todo el aspecto de ser normal. He tenido una penúltima hora que ha sido un desastre. Era imposible tenerlos callados más de 5 minutos y eso que he tratado de aplatanarlos con una buena dosis de Geometría Analítica (en concreto vectores) pero nada. Hasta uno de ellos me ha preguntado: «¿No nos notas más alterados de lo normal?» Bufff. Alterado es lo que estoy yo. Pero ya llegó el puente. Ahora la recta final, seis o siete semanas sin vacaciones y apretando con las opos.

3 comentarios:

amelche dijo...

¡Ufff! No me recuerdes lo de las opos... Yo cojo los apuntes y al rato me doy cuenta de que los estoy leyendo, pero pensando en otra cosa y no me estoy enterando de nada.

Interino Garin dijo...

Eso me pasa siempre. Ya me he acostumbrado a esa sensación.

amelche dijo...

Podría haber habido algún año sin oposiciones, para descansar un poco de estudiar. O que se hagan en enero, que hace frío. Ahora con el calor no dan ganas de estar en casa estudiando. Y menos cuando tienes el final de curso y todos los exámenes, informes, etc.